La importancia de la circulación en los acuarios de arrecife.

Paradójicamente en los alrededores de un arrecife prácticamente no existe vida. Sin embargo, estos entornos marinos representan los ecosistemas con mayor densidad de biomasa y diversidad que existen en nuestro planeta. Para que se forme un arrecife es necesaria la convergencia de una serie de factores clave, como la luz solar, las corrientes oceánicas cálidas y las micro-corrientes cargadas de nutrientes que afloran desde la corteza oceánica. Estas condiciones permiten el desarrollo del fitoplancton, que representa la base de la cadena trófica de alimentación en un complejísimo sistema autosuficiente.